Migrado a WordPress

Desde hoy este blog está «parado» sobre WordPress.
Luego de un largo análisis, idas y vueltas, decidí mudarme de Drupal a WordPress.
Drupal es un excelente CMS y CMF. Creo que es el mejor que existe por estos días; y también creo que se volvió demasiado complejo y grande como para solamente alojar un blog personal.

Comencé este blog con la versión 5 de Drupal, y fui actualizando hasta la versión 7. El upgrade de la versión 7 a la 8 es más complejo de lo que este blog amerita, y la versión 8 de Drupal es también más compleja -y pesada- de lo que este blog requiere. Es por eso de decidí seguir esta guía, armarme de paciencia para ajustar los detalles necesarios, y hacer finalmente el cambio.

Una nueva etapa. Veremos qué me espera más adelante.

Números grandes

Constantemente leemos, escuchamos y hablamos sobre números grandes. Números tan grandes que perdemos noción de tamaños y dimensiones.

Cuando uno se pone a pensar, es bastante frecuente (y extraño al mismo tiempo) encontrarnos con números y cifras que difícilmente sepamos lo que en realidad significan. Algunos ejemplos que podemos leer en diarios, o escuchar en radio y televisión son:

  • Facebook tiene más de 500 millones de usuarios
  • Youtube sirve al rededor de 250 millones de vídeos por día
  • Twitter procesa, aproximadamente, 50 millones de tweets por día
  • Se descubren planetas a 2000 años luz de la Tierra
  • La deuda externa de los países arrojan cifras de miles de millones de dólares
  • Grandes empresas publican ganancias que se miden en miles de millones de dólares
  • Catástrofes naturales que obligan a evacuar a cientos de miles de personas
  • etc.

Estos volúmenes difícilmente los podemos imaginar, y lo único que hacemos es compararlos con cifras anteriores, y a partir de ahí decidimos si algo subió o bajó “mucho” o “poco“. Pero seguimos sin saber lo que representan.

Un ejercicio útil (y divertido) es comparar, o contrastar, estos números con cosas que nos resulten un poco más conocidas o simples de dimensionar. Por ejemplo: Continue reading

¡Feliz Navidad!

Estas cosas son así: inevitables. Simplemente suceden. No preguntan, no avisan, no esperan. El tiempo avasalla; y acá estamos: nuevamente terminando otro año.

No se como te encuentra esta Navidad, pero la verdad es que posiblemente no importe, porque es Navidad de todas formas. Tampoco conozco tu fe, o tus creencias; y la verdad es que también creo que no importa mucho, porque estamos en Navidad; «es Navidad».

Esto quiere decir que sea por la razón que sea, y en las circunstancias que sea, la gente se encuentra, se reúne y comparte, generalmente, la cena del 24, y algunos el almuerzo del 25. Y esto es algo que se suele hacer muy poco a lo largo del año.

Ya que al universo, al mundo, o a lo que quieras, no le ha importando nada, y nos ha puesto nuevamente en estas fiestas y en este momento del año, hace lo mismo, no le des bola a nada, y trata de disfrutar. Juntáte con tu familia, con tu gente, y pasa un lindo y buen momento. No queda otra. Además, como si fuera poco, Noche Buena y Navidad son hoy y mañana. No hay otra, no hay Navidad en febrero, o en marzo. No.

Sé que posiblemente estas fiestas, o este fin de año te agarren en un momento de mierda, y que para eso tampoco hay otra, pero esta es la primera y última Navidad del 2010, y creo que estaría bueno que te quede algún buen recuerdo de ella.

Lo único que podemos elegir es entre pasarla bien, o mal. Para pasarla mal tenés todo el resto del año. Para amargarte y hacer reproches también.

Relajate, disfrutá. Hace lo posible por pasar una excelente Noche Buena y Navidad, que de eso es lo que se trata.

Desde acá, para todo el mundo: ¡Feliz Navidad!

Solución de problemas (I)

El día a día de los que trabajamos en sistemas está muy relacionado con la resolución de diversos tipos de problemas. Posiblemente estas tareas no sean las mejores, o las más divertidas; pero así son las cosas.

Dentro de los distintos tipos de problemas con los que uno se encuentra, hay uno que me llama mucho la atención, y es el caso de los sistemas (o funcionalidades de los sistemas) que misteriosamente, y sin razón aparente dejan de funcionar.

Abordar la solución de problemas con pre-conceptos del tipo “no cambió nada“, o “nadie tocó nada“, no es un buen comienzo. Generalmente esto lleva a resultados frustrantes, y dilata sensiblemente el tiempo requerido para hallar la solución.

Lo primero que uno necesita es romper con esos pre-conceptos. Si el sistema de ayer a hoy dejó de funcionar, como mínimo cambió la fecha (el número y el día, cuando no el mes y el año). Al mismo tiempo, de ayer a hoy seguramente hay varias personas que pudieron haber realizado cambios, en diversos lugares, que pueden haber afectado (directa o indirectamente) el funcionamiento del sistema. Que de ayer a hoy nada cambió, no es cierto.

Habiendo quitado ese pre-concepto, ya se puede comenzar a buscar la solución de otra forma, seguramente de una forma más objetiva. Mientras uno siga con la idea de problemas misteriosos, y sin sentido, nada bueno ni útil va a salir.

Si ayer funcionaba, y hoy no, indefectiblemente, algo ha cambiado. Hay que focalizarse en encontrar dónde se produjo el cambio. No es cuestión de entrar a meter manos por todos lados, hacer cambios azarosos, reiniciar equipos, etc. Esto solo va a ensuciar más el terreno.

Por otro lado, si tenes que llamar a alguien para que te ayude a resolver el problema (como el administrador de sistemas, por ejemplo), lo mejor es que lo llames, le comentes la situación, y le preguntes sobre cualquier cambio que él haya realizado que pueda haberte afectado. Llamar alterado, nervioso, desesperado, diciendo que no sabes porque el sistema X dejó de funcionar, que nadie tocó nada, y si él sabe qué podrá ser, no es una buena técnica, lo más probable es que recibas como respuesta una negativa, y que sigas si hallar la solución.

Las cosas no dejan de funcionar porque sí, así como tampoco los problemas se resuelven porque sí. Concentrate en el problema de forma objetiva, busca la razón y el origen del problema, es lo único que te va a llevar a una pronta y efectiva solución. Es mentira que de ayer a hoy nada ha cambiado.

Crisis no es igual a oportunidad

Hay frases que se repiten (o repetimos) constante y sistemáticamente.
Una de esas frases fue muy usada durante el año 2009: «Toda crisis es una oportunidad», o «Las épocas de crisis son épocas de oportunidades».
Esta frase la he oído no menos de 50 veces a lo largo de 2009, e incluso la he visto pegada en recepciones y salas de reunión de diversas empresas.

Creo que esto de las crisis y las oportunidades no es tan así, es más, creo que tiene poco, muy poco de verdad.

Cuando uno se pregunta sobre el origen de esta frase, la razón con la que se encuentra es que el ideograma que usan los chinos para la palabra crisis se construye por yuxtaposición de los correspondientes «peligro» y «oportunidad». El argumento no parece muy sólido, ¿no? Más que solidez lo que transmite es una escasez, limitación y pobreza por parte de los ideogramas para expresar las diversas situaciones y vivencias de la vida de una persona o sociedad. Nuestro idioma es mucho más rico y completo: tenemos una palabra para cada cosa.

Más allá de las cuestiones idiomáticas, estas son algunas de las razones por las que me parece que “crisis” no es igual a “oportunidad“:

  • Sentido común: La crisis es crisis, y la oportunidad, oportunidad. No son términos intercambiables, no se puede reemplazar el uno por el otro. Un columnista que busca una oportunidad para escribir en un periódico, nunca le diría al editor: «¿Me da la ‘crisis’ de mostrarle mi trabajo?»
  • Reacciones emotivas: Las reacciones emocionales de las personas son distintas en las «crisis» que en las «oportunidades». En general las crisis traen más dolores de cabezas que expectativas y esperanzas.
  • No potencia la creatividad: No creo que sea necesario explayarme mucho al respecto. Si las crisis potenciasen la creatividad y la inventiva, Argentina debería estar en la cresta de la ola creativa. Sin embargo, muy por el contrario, los países con mayor estabilidad y menor cantidad de crisis económicas y sociales son los que llevan la vanguardia en inventiva y descubrimientos científicos. En nuestro caso podemos agradecer a las crisis la creación de Clubes de Trueque, y cosas por el estilo.
  • No genera verdaderos cambios: Las épocas de crisis no son propicias para la toma de decisiones. En general todas las decisiones que se toman durante una crisis son, cuando no erradas,  de «corto alcance», es decir, duran mientras dure la crisis, luego son revertidas.

Durante las crisis las «oportunidades» son siempre a expensas de otro, y no son oportunidades reales. Se pueden presentar, por ejemplo, oportunidades laborales para repartidores de volantes (panfletos) en la calle. Claro, como la actividad económica se retrae, y los comercios no pueden invertir en publicidad radial, o en medios gráficos, reducen los costos en publicidad y ponen a un pibe, por $10 por día a repartir volantes. Gran oportunidad, ¿no?

Adquirir un auto a un muy bajo costo porque otra persona tuvo que malvenderlo debido a una crisis no creo que sea algo bueno y meritorio para atribuirle a una crisis.

Decir que «las épocas de crisis, son épocas de oportunidades», no parece ser algo correcto y defendible; incluso me suena a esas frases hechas para consolar o distraer a los que seguramente saldrán perdiendo y heridos debido a los efectos de las crisis.

En épocas de crisis aplica mucho más la frase «a río revuelto, ganancia de pescadores»; en épocas de revuelo y donde todos están desorientados y desesperados, los pescadores (aquellos que tienen algún botecito, caña, tanza, anzuelo, carnada, etc.) son los que llevan todas las de ganar; los peces: las de perder.

En resumen: las épocas de crisis no son buenas, no son épocas de oportunidades, no fomentan la creatividad y no son momentos donde se tomen buenas decisiones.

No nos dejemos engañar, y sobre todo, cuidémonos de los «pescadores», que se relamen en estas épocas.

Día especial (cumpleaños número 6)

globosHoy, y todos los 10 de mayo, son días muy especiales para mí.

Cada 10 de mayo festejo mi segundo cumpleaños; en este caso mi cumpleaños número 6.

Hace 6 años tuve un grave accidente de tránsito (el cual prefiero no recordar en detalles), y gracias a Dios aún estoy aquí, en perfecto estado y disfrutando de la vida.

A tener mucho cuidado y precaución, las cosas cambian en un segundo, y créanme, ¡Vale la pena estar vivo!

¿YouTube pago?

Es prácticamente imposible por estos días que alguien no conozca YouTube.

YouTube es uno de los tantos productos de Google. Permite compartir, a través de Internet, vídeos digitales; estos vídeos son publicados por los mismos usuarios del sistema.

YouTube tiene previsto proveer en 2009 75 mil millones de vídeos a un total de 375 millones de usuarios en todo el mundo.

Éstos datos son abrumadores en si mismos. Seguramente la mayoría de los lectores de esta entrada, al igual que yo, no tengamos ni la más leve sospecha de lo que éstas cifras significan y representan en cuanto a storage necesario para almacenas esos vídeos, el tráfico de red producido, costo computacional para ordenarlos y organizarlos, etc. Posiblemente ninguno de nosotros sepa “que es” 75 mil millones de cualquier cosa, ni 357 millones de cualquier otra cosa.

Así y todo, con cifras tan poco «dimensionables» para nosotros, lo más llamativo es el costo que YouTube tiene para Google. Según Eric Schmidt, CEO de Google, YouTube le ocasiona a Google pérdidas por U$S 2.000.000 diarios. Sí, 2 millones de dólares por día, de pérdida.

El primer interrogante que se presenta, incluso para Google (porque Google es grande pero no hace beneficencia) es cómo revertir esta situación.

Frente a este interrogante, Eric Schmidt indica que el principal punto y foco de atención sigue siendo la publicidad, pero que de todas formas no se descarta la implementación de «micro-pagos» y otras formas de suscripción.

El interrogante que se presenta frente a nosotros es: ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por YouTube?

¿Dengue?

¿A quién le preocupa ahora el dengue en Argentina, si ya pasó de moda?

Actualmente en nuestro país hay 22.000 (veintidós mil) casos de Dengue, pero nada es eso comparado con la gripe porcina, que es la última moda, y que, además, tiene 17 casos sospechosos en nuestro país.

A continuación la nota publicada en el diario La voz del Interior.

Redacción LAVOZ.com.ar y agencia Télam.
El dengue afecta a 22 mil personas en el país El Ministerio de Salud de la Nación dijo que las provincias más afectadas son Chaco, Salta y Catamarca. En Córdoba hay 95 casos confirmados. El Ministerio de Salud de la Nación confirmó 22.111 casos registrados de dengue en el país, de los cuales el 90 por ciento se concentran en Salta, Chaco y Catamarca, al tiempo que destacó una “curva de descenso” en la evolución de la enfermedad. En una conferencia de prensa, la ministra Graciela Ocaña indicó ayer que sólo en dos de las 24 provincias no se registró ningún caso, pese a lo cual incrementaron las medidas preventivas. En Córdoba, las autoridades sanitarias provinciales indicaron que ya son 95 los casos confirmados y hay casi 70 probables. Otras provincias. En Chaco, donde se concentran 10.150 personas enfermas con dengue, las autoridades sanitarias advirtieron que la epidemia experimentó un “amesetamiento” de acuerdo a la evolución de casos, ya que sólo hubo 23 más que los registrados en el informe anterior. De la misma manera en Buenos Aires, el ministro de Salud Claudio Zin indicó que “se está en una etapa de claro retroceso y de control absoluto del fenómeno”, ya que si bien se sumaron nueve casos autóctonos advirtieron que son de marzo y que ya están curados. En tanto, la Sala de Situación del NEA, encargada de monitorear la epidemia en la región, informó que suman 10.150 los enfermos de dengue confirmados en Chaco y que “la actividad más importante sigue siendo el descacharrado y el control ambiental”. Fuentes del área de Salud chaqueña, aseguraron la enfermedad está en un etapa de “amesetamiento”, como consecuencia de la paulatina desaceleración de las confirmaciones de afectados, ya que en el último informe sólo hay 23 casos. En base a estos números, desde la Gobernación chaqueña aseveraron que ingresaron “en una tendencia general de estabilidad”, aunque aclararon que “sigue adelante la tarea de prevención y fumigación en diferentes puntos de la provincia”. En este sentido, la Cámara de Diputados provincial sancionó esta semana una ley que permite a las autoridades provinciales solicitar el apoyo de las fuerzas de seguridad y del Poder Judicial para llevar adelante “tareas de prevención, control y erradicación de la epidemia del dengue o cualquier otra epidemia y la atención de sus damnificados”.